Tecnología

Laboratorio Auditivo Ortopedia I.O.C.

El envejecimiento de las personas cobra gran interés en nuestro tiempo ya que se ha alargado tanto la expectativa de vida que hoy estudiamos y trabajamos no sólo para los que cursan la tercera edad entre 65 y 75 años, sino también para los de la cuarta edad, (o sea con más de 75 años) con el fin de mejorar su calidad de vida.

La primera premisa al pensar en el envejecimiento normal es contemplar la enorme variabilidad individual ya que la edad cronológica no constituye un índice valedero para determinar la evolución del desarrollo cognitivo, audio comunicativo y socio emocional de cada uno.

Desde esta perspectiva y si bien el audiólogo se concentrará en ofrecer la mejor asistencia audio protésica posible, el éxito final depende no sólo de la elección tecnológica del audífono sino de la evaluación del contexto social, económico y del estado mental y emocional de quien recibe una ayuda que quizás espera con ansiedad o … no la quiere … ni la querrá.

A medida que envejece la persona, los sentidos hacen lo propio: “la vista”, en la que todo hipoacúsico se apoya aún sin saberlo, instintivamente, ayuda menos, por presbicia, glaucoma, cataratas, etc.

El gusto y el olfato, aunque no integran una preocupación en este abordaje, actúan indirectamente en la depresión que produce el sentimiento de deterioro.

El tacto en sí mismo y la conservación de la habilidad motora también influyen y se convierten en primordiales a la hora de elegir el tamaño del audífono, los controles de encendido, volumen y pila, o indicar un modelo automático; al mismo tiempo que varía la elección del material y tipo de molde auricular para facilitar su correcta inserción en el oído.

Usted se estará preguntando por que referirse al envejecimiento general antes que al de la audición?

Es muy importante tener en cuenta que se oye con los oídos, pero se comprende y se memoriza lo escuchado con el cerebro. Es necesaria toda la vía auditiva para tener una audición social útil y suficiente.

La pérdida de audición relacionada con la edad se denomina PRESBIACUSIA la cual afecta a ambos oídos en forma pareja con la característica general de mayor disminución en la recepción de los tonos agudos, los que empeoran primero y continúan empeorando en ese mismo sentido.

Esto hace que el que padece presbiacusia diga: “yo escucho, pero no entiendo bien, lo que pasa es que hablan mal” o “no entiendo bien porque hablan muy ligero”.

Tiene razón, los ruidos y sonidos del ambiente son generalmente tonos graves o medios, o sea que los oye.

En las voces sin embargo hay registros agudos, por ejemplo, las voces de los niños a quienes además se los escucha desde abajo, que es la peor incidencia del sonido al oído.

En las palabras aparecen sonidos fuertes y sonoros como las vocales A.O.U. y las consonantes M.N.Ñ.RR.L.R.B.D. que dan sonoridad, ritmo y melodía al habla, mientras que I.E son agudas y C.K.Q.S.F.P.T.CH, son soplos sin valor sonoro pero son las que permiten el reconocimiento de la palabra. 

Esta es la explicación más simple de porqué el presbiacúsico en términos generales oye más que lo que entiende.

Los trastornos de la comunicación que avanzan con la edad, suponen un mix de problemas auditivos sensoriales y centrales:

* El tiempo de transmisión del sonido desde el tímpano al cerebro.

* El reconocimiento fino de pequeñas diferencias de la frecuencia o tono.

* La existencia de zumbidos en la cabeza o en los oídos.

* La hipersensibilidad al ruido fuerte por lesión del oído interno, que provoca mala comprensión en ambiente ruidoso.

* La pérdida de la memoria auditiva en casos de hipoacusias de larga data no equipadas, o con un solo audífono.

* Los ambientes con reverberación, las reuniones con varias personas y conversaciones cruzadas, los idiomas extranjeros, son todas situaciones que aun sin pérdida auditiva interfieren en la buena comprensión del habla según pasan los años.

           

La Presbiacusia no supone una enfermedad, aparece y se desarrolla lentamente por lo que el que no tiene una necesidad social o laboral de comunicación, se va aislando poco a poco y vive cómodo, aunque el problema lo vive su entorno familiar, social o laboral.

El no reconocimiento del problema o la no aceptación del mismo, son dos posiciones muy negativas para el que tiene hipoacusia y su entorno, por lo que pensar en este mini cuestionario puede animar a realizar una consulta ORL y a una Audióloga quienes evaluarán la audición y le aconsejarán o no el uso de audífonos.

 

  1. ¿Cuando le presentan una persona le cuesta oír o entender el apellido o lo hace repetir?
  2. ¿Se siente frustrado cuando hablando con sus hijos y especialmente con sus nietos, se hace repetir varias veces por no entender bien?
  3. ¿Es difícil oír o comprender en el trabajo al que le habla de lejos o de espaldas?
  4. ¿Busca en la TV programas con cartel escrito para más comodidad?
  5. Pone el volumen de la radio o la TV más fuerte que lo que quiere su familia?
  6. ¿Empeora su audición en un restorán o en lugar ruidoso?
  7. ¿Dejó de ir al teatro o a conferencias, o llega muy temprano para elegir lugar?
  8. ¿Siente que su problema auditivo limita su vida personal o social?
  9. ¿Escucha el timbre o el llamado del teléfono desde cualquier lugar de su casa?
  10. ¿Tiene zumbidos, mareo, inestabilidad?

  Si este cuestionario le hizo pensar, piense en usted!! CONSULTE!!

 

Widex es una empresa cuyo emblema es tratar que los hipoacúsicos tengan las mismas posibilidades que los oyentes.

Acceder a estudio, trabajo, familia y todo lo que cada uno se proponga, con la meta puesta en mejorar la calidad de vida de todos los hipoacúsicos.

 

WIDEX ARGENTINA SA.

 

Lic. En Fonoaudiologia

Silvia A. Lombardi

Mat. 498/2

Ortopedia IOC

San Carlos 1152 San Lorenzo tel.432632

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Seguinos en las redes

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar