Información General

Trabajadores autoconvocados del Área de Salud y Trabajo-UNR – en conflicto

Ciento cuatro trabajadores del Área de Salud y Trabajo (ASyT) de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR, quedaron sin trabajo a raíz del cese del Convenio entre el Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe y la Universidad Nacional de Rosario. Ellos son un grupo de profesionales médicos, psicólogos, administrativos, call center, informáticos y personal de limpieza, que cumplían funciones en diferentes sedes desde hace más de una década, en el Hospital Centenario de Rosario, en Santa Fe capital y en Reconquista.

La caída del convenio pone al descubierto la precarización laboral de estos trabajadores de la Universidad Nacional de Rosario que se desempeñaba con contratos renovables sin estabilidad laboral. 

Desde el Ministerio de Educación comunicaron que evaluarán si se renovará el convenio con la UNR y prescindieron de los servicios de la ASyT en enero y febrero. Por el momento el Ministerio lo reemplazó con otro protocolo de licencias que ya fue informado a los docentes y asistentes escolares. 

Los trabajadores autoconvocados de la ASyT dieron a conocer una Carta abierta en la que expresan no sólo la importancia de la preservación de fuente de trabajo, sino que esta medida arbitraria del Ministerio de Educación “deja a los docentes y Asistentes Escolares sin control médico laboral, sin seguimiento profesional, con todo lo que implica la responsabilidad médica sobre los agentes que actualmente están en seguimiento, y también complica la situación administrativa de aquellos agentes que por enfermedades graves ya agotan o agotaron su licencia y debían ser evaluados por juntas médicas de reubicación laboral, como así también aquellos agentes que esperan un alta médica laboral para retomar sus funciones, mencionando solo algunos ejemplos".

La ASyT recepcionaba los llamados de los trabajadores ausentes por enfermedad propia o de familiar enfermo, realizan las auditorías en consultorio y domicilio, para enfermedades de corta y larga duración, y además constituyen las Juntas Médicas de reubicación laboral cuando la problemática lo requiera en sus diversas especialidades, como así también la detección de enfermedades profesionales y evaluación de incapacidad laborativa. 

Vale recordar que el colectivo docente muchas veces padeció el destrato y la arbitrariedad de este sistema, con grandes dificultades para comunicar licencias al 0800, con la aplicación de la famosa “tablita” con días estipulados para cada patología, o con las visitas punitivas de auditores que ni siquiera tocaban el timbre, por citar sólo algunos de los reclamos docentes. A su vez la relación de la Asyt con el Ministerio de Educación durante la gestión socialista tuvo momentos conflictivos también, con paros prolongados que suspendían la atención del call center o complicaban la carga de licencias médicas; en el mes de noviembre 2019 hubo una medida bastante prolongada que complicó tanto a los docentes titulares como a los reemplazantes.

 

Seguinos en las redes

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar