0
0
0
s2sdefault

La ceremonia del té en oriente es una manera de vivir, una filosofía de vida.

En Japón existe una ceremonia para la cual se debe practicar por años, mientras que en China el arte de servir el té representa una reverencia espiritual a la sabiduría, el buen gusto y la pureza. Así, al ser el té parte esencial de las culturas japonesa y china, su origen tiene sus diferentes leyendas, pero existe una ley universal que es la escencia misma del té: “Cuando vienen amigos hay que expresarles reverencia con Té”.

Según la leyenda china fue el emperador Shen Nung el descubridor del té. Por razones de higiene y cuidado, el emperador solamente bebía agua hervida, algo que recomendaba a su pueblo. Cuentan que en el año 2737 A.C., Shen Nung estaba descansando junto a un árbol de té silvestre cuando una ligera brisa agitó las ramas del árbol y unas hojas cayeron dentro del agua que estaba hirviendo para calmar su sed.  Shen observó que el agua adquiría un color extraño y, lleno de curiosidad, probó el agua teñida gustándole el sabor. Así nació el té.

La leyenda japonesa sobre el origen del té, en cambio, conecta con el budismo Zen y cuenta que un monje de origen indio llamado Dharma viajó a China en peregrinación. Durante su camino pretendía estar continuamente despierto para meditar, pero un día agotado por el viaje se durmió en plena meditación. Al despertar, se llenó de ira consigo mismo y se cortó los párpados con su cuchillo para que nunca más le volviese a ocurrir. Al día siguiente en el lugar donde había arrojado sus párpados había un arbusto diferente a los demás, cuyas hojas tenían la propiedad de ayudar a mantener los ojos abiertos. Dharma, enseñó las propiedades de las hojas del té a sus seguidores y tras su estancia en China viajó hasta Japón, donde llevó la planta que se introdujo en los templos del budismo Zen de ese país.

Té y seda, llegan como un par de perlas, en la historia del comercio exterior de China. Hay una ruta para la seda por la cual se realizó su difusión al mundo, para el té, también hay rutas de distribución a los cinco continentes, más de 160 países y zonas.

En fin, el Chanoyu (la ceremonia del té) ha sido desde su comienzo uno de los pilares vitales de la cultura japonesa tradicional. Numerosas tendencias culturales, entre ellas la constitución del té desde China y las tradiciones Inglesas de reservar un segmento del día para compartir “la hora del té”; contribuyeron al desarrollo del Chanoyu.

Fue a través de esta Ceremonia del Té que se redefinió el ideal Wabi –Sabi ,que en la estética tradicional japonesa, wabi - sabi (侘 寂) es una visión del mundo centrada en la aceptación de la transitoriedad y la imperfección,  convirtiéndose el té como símbolo de un país y no de las clases sociales definidas. Buena Salud!

 

Ing. Maricel de Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

0
0
0
s2sdefault

Se ha hablado mucho sobre las propiedades saludables del té: antioxidante, tonificante, anticancerígeno… La discusión sobre los beneficios de esta increíble bebida no es nueva.
Lo cierto es que las hojas del árbol del té  Camellia sinensis, contienen numerosos compuestos, con propiedades antioxidantes y estimulantes. Las catequinas, los antioxidantes por excelencia del té,  están dentro de su composición en cualquiera de sus variedades. Estas sustancias son principalmente antioxidantes.  El té también contiene un aminoácido, la L-teamida, con propiedades relajantes. Este aminoácido es capaz de mejorar la atención, la memoria y la capacidad intelectual. Los flavonoides del té tienen propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias, antialérgicas y antibacterianas,  y fortalecen las venas.  Los taninos tienen también propiedades antisépticas y antioxidantes.
Por eso, cobra relevancia el artículo que en  el año 1678, Cornelis Bontekoe, un doctor holandés de la época, publicó sobre el té. Se  titulaba “El té, esa excelente bebida”,  y en él enumeraba las siguientes bondades que se le atribuían:
“Purifica la sangre, Expulsa los sueños pesados, Alivia a la mente de pensamientos oscuros, Alivia y cura el vértigo y los dolores de cabeza. Cura la hidropesía, Es un excelente remedio para los catarros, Seca la humedad, Cura el estreñimiento, Aclara la vista, Protege de los malos humores y de los desórdenes hepáticos, Es un buen remedio para todos los problemas de vesícula, Alivia las dolencias del bazo, Derrota a la pereza y a la torpeza, Nos convierte en activos y enérgicos, Nos hace valientes, ya que elimina el miedo, Disipa el dolor causado por cólicos, Es un buen remedio para los dolores menstruales, Fortalece todos los órganos internos, Agudiza la mente, Refuerza la memoria y la inteligencia, Purga el mal humor, Refuerza la energía sexual y Alivia la sed”
Esto fue escrito hace casi cuatro siglos!… Por supuesto, ahora sabemos mucho más sobre esta noble bebida. Por lo tanto,  cualquiera que sea la razón por la que decidamos beber y disfrutarlo, recordemos que hay una secreta fascinación en una taza de té. Buena salud!

Ing. Agr. Maricel de Pedrozo                                                                                                            
Mat. 82-2-1504

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar