Salud

Ronquido nocturno y apnea del sueño: prevención para una mejor calidad de vida

0
0
0
s2sdefault

El Ronquido y la Apnea del Sueño afectan a más del 20 % de la población general.

En la actualidad existe un mayor conocimiento sobre éstos síntomas y enfermedades, como factores de riesgo de graves enfermedades.

Entre las causas más importantes de las apneas del sueño se cuenta la obstrucción nasal, que termina afectando el  rendimiento físico y deportivo, además del intelectual.

Existe un elevado porcentaje de la población, que ignora ésta situación y la gravedad que reviste para su salud.                                                    

La alergia nasal produce ronquido nocturno y apnea del sueño, siendo sus enfermedades asociadas la hipertensión arterial, diabetes, sobrepeso, obesidad y el infarto cardíaco.  

Suelen también observarse alteraciones endocrinas que producen una disminución de la líbido e impotencia sexual.

Como enfermedades asociadas a las apneas del sueño se observan además complicaciones cardíacas,  hipertensión arterial, cefaleas, somnolencia y extremo cansancio diurno.

También ansiedad y depresión nerviosa, así como deterioro intelectual y pérdida de la memoria.

La apnea provoca trastornos severos del sueño y actualmente hay nuevos estudios que corroboran los vínculos de la apnea con el asma bronquial y el Alzheimer.

El 60 % de los pacientes que roncan con apnea son hipertensos habitualmente en tratamiento, sin control de su apnea del sueño, a pesar que existen tratamientos efectivos.

Los pacientes con apnea del sueño tienen hasta tres veces más posibilidades de morir en forma súbita, con respecto a aquellas personas que no roncan con apnea.

En ciertas oportunidades hay que recurrir al uso del CPAP (dispositivo de presión continua, que insufla aire en la vía aérea), que en general no es bien tolerado.

El tratamiento de apoyo inmunológico es sumamente efectivo como complemento de otras medidas terapéuticas, para realizar un tratamiento que permita superar la alergia nasal, que es un importante factor en la producción del ronquido y  la apnea del sueño.

Todos estos son factores que disminuyen significativamente la calidad de vida y las expectativas de una mayor longevidad.

 

 

(*) Es especialista en Otorrinolaringología, Alergia e Inmunología y Administración Hospitalaria.

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar