Bajo el cielo Japonés

0
0
0
s2smodern

La primera información sobre el té en Japón se registró en el siglo IX. Los monjes budistas habrían sido los primeros en traer semillas de Camelia sinensis desde China, convirtiendo al té en una bebida de las clases religiosas primero, y luego llegó a la realeza desde donde se impulsó su plantación y expansión.

Pero fue el desarrollo del té verde Sencha en el siglo XVIII lo que condujo a la creación de nuevos estilos distintivos de té verde que ahora dominan el consumo de té en Japón. En los siglos XIX y XX, la industrialización y la automatización transformaron la industria japonesa del té en una operación altamente eficiente, capaz de producir grandes cantidades de té a pesar de la limitada superficie cultivable de Japón.

Recorriendo la historia, fue el monje zen Eisai quien expande el conocimiento del té entre la nobleza. En 1211, escribió la primera edición de (喫茶養生記 Kissa Yōjōki, “Beba té y prolongue su vida”, el primer tratado japonés sobre el té.  El Kissa Yōjōki promueve el consumo de té para fines de salud. Se inicia con la afirmación de que "el té es la medicina más maravillosa para nutrir la salud, es el secreto de una vida larga".  Describe cómo beber té puede tener un efecto positivo en los cinco órganos vitales (concepto usado en la medicina tradicional china). Eisai se suscribió a la teoría de que cada uno de los cinco órganos prefería alimentos con diferentes sabores, y concluyó que, beneficiaría especialmente al corazón.  Enumeró los supuestos efectos del té sobre la salud, que incluyen curar la fatiga, el lupus, la indigestión, la enfermedad del beriberi, las enfermedades cardíacas, y otras, además de saciar la sed.  

Más tarde,  llegó el té verde o matcha –抹茶- que conocemos actualmente como característico de Japón. Y  la ceremonia fue evolucionando bajo la influencia del budismo zen, donde la figura histórica más destacada e influyente es Sen no Rikyu (s. XVI), quien sentó las bases de la denominada wabicha, manera de proceder donde el concepto estético predominante es el wabi  (simplicidad).  Además, se cree que introdujo el concepto Ichi-go ichi-e (一期一会 literalmente "una vez, un encuentro") que describe un concepto cultural. El término se traduce normalmente como "sólo por esta vez," "nunca más," o "una oportunidad única en la vida."

Como rasgos generales, los conceptos básicos de toda arte tradicional japonesa, y especialmente de la ceremonia del té, son:  la armonía –和 wa-, el respeto –敬 kei-, la pureza –清 sei- y la tranquilidad –寂 jaku-.

 En la ceremonia del té se puede apreciar el esfuerzo de los japoneses por conseguir la máxima simplicidad y refinamiento en los movimientos que simbolizan la verdadera belleza. 

¡Buena Salud!

 

Ing. Maricel Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar