El “alma” del té

0
0
0
s2smodern

El descubrimiento del té como “alquimia para el espíritu” es milenaria. En su origen, fue hallado por los primeros alquimistas de Oriente en su incansable búsqueda del elixir que los ayudara a conservar la inmortalidad del alma. El agua caliente, resultante de añadirle hojas de té, era considerada sagrada, ya que después de tomarla proporcionaba sensación de paz, alivio, calma y un mayor estado de conciencia, que permitía a quienes la tomaban evolucionar en los conocimientos de su ser interior y exterior. El estado meditativo que alcanzaban actuaba también como medicina para el cuerpo, desintoxicándolo de las impurezas mentales y físicas.

El agua hirviendo simbolizaba el fuego interior que convertía dichas impurezas en el té, que era la parte pura de la preparación. Pasaba de ser una planta, a ser un elixir esencial en el camino de la evolución y se convertía en único por su sabor, aroma y coloración, al igual que cada ser es único desde su esencia. El budismo es la "religión" más importante que tomó el té como herramienta de meditación.

Desde hace muchos siglos, el té viene acompañando espiritualmente a muchos tipos de disciplinas como el Yoga, Tai chi, Reiki o Chi kung que tienen en sus bases y enseñanzas, el acompañamiento del té en la actividad habitual del día a día. Todas estas disciplinas tienen como denominador común la energía. Una energía que transforma y moldea al ser emocional.

Por eso, el té es símbolo espiritual de la evolución. A partir de lo sencillo, silvestre y natural, se llega a la meta de la existencia. El té sirve como depurador a través de sus virtudes, haciendo que el hombre llegue a reencontrarse consigo mismo.

No se trata de una infusión más. El té es utilizado por los Maestros Espirituales para colaborar a partir de su ingesta en un conocimiento sagrado, con sensaciones de bienestar y elevación espiritual. Más allá de sus variedades y formas de preparación, la infusión obtenida de esta planta, la Camelia sinensis, lleva consigo el elixir de la inmortalidad del alma y su evolución, verdadera búsqueda de los alquimistas… transformándose en el oro del alma. Buena Salud!

 

Ing. Agr. Maricel Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar