La Contradicción del Té

0
0
0
s2sdefault

Una buena taza de té en la tarde, en cualquier parte del mundo, en el trópico o en el Polo Sur, puede convertirse en una pausa mágica, sumamente necesaria. 

Se define "la hora del té" como una ventana en el día. La posibilidad real de dejarlo todo de lado y sentarse,  ya sea con amigos o en la profunda soledad, para detener el tiempo. Observar el reloj sin importar sus movimientos. Ver el paisaje a través de un vidrio, leer, escuchar música.  Hervir el agua. Sentir el calor de la tetera, ponerle más temperatura a un típico día otoñal. 

La persona, quien va a preparar el té necesita "respeto". No es sólo respetar el té que va a hacer, sino también respetarse a sí mismo o/y a los otros.

Por qué decimos "preparar el té con el corazón"? Porque queremos enfatizar en la "tranquilidad". Cuando se prepara el té es necesario olvidar la tristeza, las preocupaciones, aquietar los pensamientos... De esta forma estás preparando "un buen corazón" para preparar "un buen té".

Establecer la conexión del Té con el Corazón y del Corazón con el Té. Tu corazón ya es amigo del Té.

La conexión del agua con el corazón y del corazón con el agua.  Cuando el corazón está conectado con el agua,  el agua es más brillante. Respetá el agua.

Y por supuesto, "beber el té con el corazón", con tranquilidad,  dejando de lado las preocupaciones, los nervios, las cosas molestas, respetando, usando el corazón "de verdad".

Pero antes de beber tu té, observa el color y disfruta también su aroma,  usa tu nariz para sentir el olor original del té, Imagina las plantaciones lejanas envueltas de mitos y leyendas, bebe poco a poco, hasta mojar todos los rincones de tu boca.

Más allá si los rituales son religiosos, personales o milenarios,  "Tomar el Té" permite esa conexión tan importante con nosotros mismos. Sentir un estímulo relacionado con el agua, y la Capacidad  que tenemos de cambiar su sabor, modificar su temperatura,  "recibir una dosis de estimulante para  potenciar la calma". Sí, porque el té "estimula la calma". En un mundo con tantas prisas, los momentos de Paz y armonía no son valorados. Es más importante chequear el correo electrónico cientos de veces al día, que disponernos a preparar una taza de té, y sentir que tenemos "la capacidad de detener el tiempo".

ESTA CONTRADICCIÓN DEL TÉ es sencillamente GRANDIOSA y es la clave para aprender a vivir un poco mejor. 

¡Buena Salud y Felices Pascuas!

 

 

ING. Maricel Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar