Té Negro, su origen

0
0
0
s2sdefault

El Té negro es muy saludable. Es considerado la segunda bebida más importante en occidente. Junto al té rojo, el té negro, tiene un gran poder de conservación, a lo largo del tiempo. La India y Sri Lanka, son los principales países productores de té negro, y entre los más famosos tés negros, el Earl Grey es uno de los más conocidos en occidente, aromatizado con una base de aceite de bergamota, pero, evidentemente, los de mayor calidad, se aprecian sin saborizantes, gozando al té negro, con sus colores rojizos, con aromas y sabores intensos, con una gran astringencia, mucha corpulencia y un equilibrio que se puede disfrutar en su estado de pureza y concentración suprema.

Para explicar su origen hay dos historias. Según se cuenta en una una de ellas, un barco chino transportaba té verde en los compartimentos de carga, en un viaje hacia occidente, cuando accidentalmente, éste se fermentó, lo intentaron preservar, secándolo, y se dieron cuenta que ya no era el mismo, sino que habían producido otro tipo de té, el que se podía conservar más tiempo, naciendo de este modo, el té negro. La otra hipótesis más razonable, dice que los productores chinos, (en su afán de aumentar la comercialización), trataron de conservarlo en grandes cantidades, con un proceso de secado, fermentado y horneado, que lo conservara así durante mucho más tiempo, para poder comercializarlo sin inconvenientes.

Hay que reconocer que este tipo de té no fue el pionero, ya que las primeras variedades consumidas por los chinos fueron los tés blancos y verdes.  Recién a finales del siglo XVII hace su aparición el té negro y su desarrollo integral fue determinante, ya que se perfeccionaron nuevas técnicas de elaboración y se descubrió que la oxidación era una herramienta muy valiosa para la exportación.

Los chinos se dieron cuenta que al oxidar el té, éste desarrollaba un sabor diferente, muy agradable, conservaba todos los nutrientes,  con el plus de que se podía almacenar mucho más tiempo. De este modo se comenzó a exportar más el té negro con destino a occidente. Justamente fue a finales del siglo XVII que comerciantes portugueses y holandeses ingresaron el té a Europa. 

Buena salud! Hasta la próxima.

 

Ing. Maricel de Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar