César Ríos

Opinión: Felices ellos

0
0
0
s2sdefault

Hemos llegado a otro año con un récord de la cosecha. Felicitaciones a los que venden los frutos de sus tierras, un buen negocio, a eso se dedican y también suelen tener sus pérdidas si el tiempo no los acompaña. Felicitaciones a los camioneros, porque tienen mucho trabajo llevando las cargas a los puertos. Felicitaciones a los puertos, pues exportan más y sus ganancias en dólares se acrecientan. Felicitaciones a las empresas ferroviarias, que también tienen más viajes para llevar la carga y pueden invertir en nuevas vías y reparar las viejas del Estado nacional. Felicitaciones a las empresas navieras que no se cansan de enviar barcos para recoger las toneladas de alimentos. Felices los países que llevan alimentos a sus pueblos. 

En verdad, sin ánimo de envidia, felices todos, menos nosotros, los habitantes de esta región próspera que hemos tenido la suerte de nacer y vivir a orillas de un río tan pródigo y generoso. Más allá del movimiento comercial que generan estas actividades para comercios e industrias, durante los últimos años hemos estado perdiendo en concepto de infraestructuras y de calidad de vida. Y soportando situaciones que otras sociedades no lo harían, como los cortes de calles que generan los trenes parados por varios minutos o los embotellamientos por el mismo paso del tren, todo por no invertir para que ello no suceda y por decidir desde oficinas en Buenos Aires los lugares de transferencia de las formaciones ferroviarias, en medio de las ciudades, sin importarle el perjuicio que esto acarrearía a los habitantes de esta zona. En su momento las autoridades municipales lo hicieron saber pero los responsables hicieron caso omiso. Ahora, debemos soportar el colapso de las rutas y de la autopista. De noche, como depredadores, generan un caos indescriptible. Quien viene circulando por la autopista Rosario-Santa Fe y tiene que bajar por el acceso sur o norte a veces no puede hacerlo. Los habitantes de Ricardone quedan atrapados en la localidad. Los que quieren descender en la autopista en La Ribera también se encuentran sin poder hacerlo y tienen que ir hasta Maciel para bajar. Y cuando circulan desde Ruta 11 desde Oliveros hacia el sur se encuentran con kilómetros de camiones parados y deben circular en contramano. 

Sin embargo, hay un operativo, cuya responsabilidad recae en la Cámara de Comercio. Pero el operativo es para asegurar que las cargas lleguen a los puertos, no para evitar el caos a los ciudadanos, la roturas de las rutas y calles, la contaminación que se genera con tanto tránsito indiscriminado.

Pero bueno, felices ellos que no viven en esta zona y que se jodan los otros, los ciudadanos, que ya estaban antes que ellos, pero que perdieron todo con las promesas de más riquezas.

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar