Nanci Noemí Alario

Hablarles y leerles les ayuda a crecer

Prof. Nanci Noemí Alario 

Leer puede ser una pasión o algo considerado intrascendente e incluso aburrido.  En estas líneas pretendo acercar una chispita de curiosidad a los adultos y adultas responsables de niños y niñas. Responsables desde la función que los adultos, como tales,  tenemos asignada en la sociedad para garantizar el traspaso cultural a las generaciones venideras. Función que tenemos  en casa; en el nivel inicial; en la escuela primaria;  en los medios de comunicación; en las instituciones gubernamentales y en tantos otros espacios que ocupamos con altos niveles de responsabilidad. 

Los adultos; adultas; adultes en una sociedad somos garantía del  respaldo constitutivo en la construcción de las niñeces y adolescencias por venir. Desde este lugar quiero compartirles algunas ideas que venimos trabajando desde diferentes ámbitos tanto  escolares; sociales como académicos sobre el tema con el cual quiero convocarles a la  lectura y escucha atenta: la importancia de la formación temprana de lectores. 

Adultas; adultes;  adultos  devenimos tales, pasando por un  largo proceso de subjetivación individual  y  social que posiciona nuestro   “estar en el mundo” sin tener relación directa con la edad cronológica. 

Podemos decir que una de las características funcionales es  la de poder marcar las distancias  generacionales respecto de las infancias en constitución y adolescencias por venir eso que habitualmente llamamos “Límite” y “seguridad”. Función que alberga desde “el amor responsable”  todas las intenciones para “ayudar a crecer” Somos el soporte de las infancias y  garantes del cumplimiento de los derechos a los cuales tienen que tener acceso.

Uno de los derechos fundamentales para ingresar a la cultura es el acceso a la palabra y eso lo garantiza la función mencionada. Cuando decimos “el niño es hablado” desde el psicoanálisis se diría es  “bañado por el lenguaje”  es lo que comúnmente llamamos el “estímulo lingüístico”. Son las formas de interacción simbólicas que dejan restos en la constitución de los niños por ejemplo la incorporación de palabras nuevas, armado de frases  y preguntas. Junto a este proceso se empiezan  a alojar visualmente los símbolos que les rodean  pasando a integrarse en áreas del cerebro preparadas para guardarlos.

Los relatos orales, las canciones, los juegos y las imágenes preparan el camino  para aprender a leer porque cooperan en la constitución de la capacidad simbólica desde la experiencia plena con la lengua y la cultura.

Otro de los  derechos es el  “de acceder y disfrutar de las creaciones culturales” y es aquí donde nos encontramos cara a cara con una de las más bellas creaciones  tecnológicas de la humanidad: la escritura.

Se escribe para guardar el tiempo; para compartir; se escribe por amor a la cultura  y para ser leído y es aquí  donde aparecen nuestros primeros lectores y nosotros como “adultos” sujetando los libros con imágenes que irán recorriendo estos lectores incipientes. 

“Nunca es demasiado temprano para compartir un libro con los niños. Si aguardamos a que sepan leer para leerles, es como si esperáramos a que sepan hablar para hablarles”      

                                        Penélope  Leach 

Muchas editoriales tienen producción literaria destinada a primeros lectores, entre autores argentinos destacados nos encontramos con Cecilia Blanco; Cecilia  Pisos; Liliana Cinetto; Gustavo Roldán, María Teresa  Andrueto  para incluirlos entre otros y una muy buena colección de relatos y poesías escritos por niños y docentes de nuestra provincia reunidos en la “Colección Antológica” publicados por  Amsafe Rosario. 

 

Espero que estos días les generen nuevas preguntas e ideas. 

Nos leemos en la próxima. 

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar