Enrique Estevez

El federalismo es fundamental, tenemos que dejar de declamarlo para comenzar a ejercerlo

0
0
0
s2smodern

Por Enrique Estévez (*)

 

Está finalizando una nueva campaña presidencial y algunos candidatos han dejado pasar la oportunidad para debatir los temas de fondo de la Argentina, los que importan. De un lado y del otro de la grieta hemos escuchado chicanas, eslóganes vacíos, ataques y agresiones. Pero más allá del 27 de octubre hay que gobernar y los desafíos que enfrenta el país son muy serios, la crisis es muy grande, como para seguir especulando. El próximo presidente de los argentinos necesita mesura, tranquilidad, responsabilidad y seriedad para abordar una realidad tan difícil como la que estamos atravesando.

Y eso es lo que aporta Roberto Lavagna. Es la persona capaz de poder liderar los acuerdos que la Argentina necesita. Alberto Fernández no se hace cargo del pasado y Mauricio Macri tomó decisiones que lo único que hicieron fue agravar la situación de los argentinos. Lavagna aporta una alternativa superadora y una visión de futuro: ya nos sacó de una crisis y puede volver a hacerlo.

Se impone salir de la confrontación permanente, se impone la necesidad de un gobierno de unidad nacional. La pobreza, la desocupación, la inflación, son temas complejos que no los podrá resolver ni una sola persona, ni una sola gestión. Necesitamos de consensos amplios y políticas de Estado que nos permita avizorar un futuro de desarrollo con inclusión social.

Por lo que hemos visto durante la campaña y en sus respectivos gobiernos, ni Macri y Fernández tienen esa actitud, sino que por el contrario lo único que hacen es dinamitar la posibilidad de tender los puentes que la Argentina necesita para transitar un camino diferente.

Los paupérrimos índices que vemos hoy no han sido solo responsabilidad de Macri. Hay que bajar los niveles de soberbia, de agresividad en el debate público, para generar ámbitos de diálogo no solamente en la política sino con sectores vinculados a la producción, a los trabajadores, a las Iglesias, a las universidades, que nos permitan desarrollar un plan estratégico que genere riqueza en base a la producción y el empleo y no a la especulación financiera.

Pero en vez de ello nos proponen la metodología de la grieta, que es profundizar las diferencias, la agresividad y el conflicto. Pareciera que estamos hablando obviedades pero el diálogo es imprescindible y debiera ser algo natural y normal en el marco de un proceso democrático, manteniendo las identidades pero discutiendo las diferencias. Tenemos que ser capaces de arribar a un piso básico de consensos porque está claro que la situación social es intolerable e insostenible.

Por eso Roberto Lavagna es el único candidato a presidente que puede garantizar, por fuera de la grieta, ámbitos de acuerdo como lo hizo también en 2002, con la Mesa de Diálogo Argentino. Allí estaban representados los trabajadores, los sectores productivos, las universidades, las instituciones de la sociedad civil, y había una mirada federal de la Argentina, cosa que no tienen ni Fernández ni Macri.

Y el federalismo es fundamental, tenemos que dejar de declamarlo para comenzar a ejercerlo. Venimos de dos gobiernos centralistas, que profundizaron inequidades entre la Capital Federal y el resto del país. Los subsidios al transporte público son un claro ejemplo: cada vez que los argentinos vamos a las estaciones de servicio y cargamos nafta, estamos pagando el colectivo en la ciudad de Buenos Aires.

Tenemos que apostar por las economías regionales, fortalecer a la pequeña y mediana empresa, diversificar la producción, desarrollar el sector innovador y tecnológico. Y todo ello es posible sólo con un plan estratégico, políticas de estado y un federalismo de verdad que defienda y fortalezca a las provincias. Allí también va a estar enfocado nuestro trabajo en el Congreso Nacional.

 

 

(*) Candidato a diputado nacional por Consenso Federal

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar