Sonreír con té

Una de las técnicas incorporadas en la Terapia Oriental del Té es la de La Sonrisa Interior  una práctica taoísta, un sistema filosófico que también se puede adoptar como una forma de vida.

Si bien, muchas de las técnicas taoístas tienen una historia milenaria, nosotros, aquí en Occidente recién las estamos descubriendo. Estas prácticas están basadas en el concepto del Chi, y su objetivo es hacer circular esa energía vital a través de los diferentes meridianos del cuerpo para potenciar la salud, la vitalidad y el equilibrio emocional y espiritual.

Si nos preguntamos el significado del “Chi”, podemos afirmar que tiene varios, pero se podría traducir como energía o esencia. En el taoísmo, el Chi es la energía que activa el universo, la cual emana en ciclos alternados de energía positiva y negativa.

Indudablemente, el Chi es esa energía vital que necesitamos cada día para mantenernos dinámicos y realizar nuestras actividades. Pero, cuando el Chi se debilita, puede afectar nuestra salud. Cuando algunas emociones negativas persisten a lo largo del tiempo, como la rabia, la tristeza y el miedo, pueden llegar a bloquear esa energía y generar enfermedades.

Cuando aplicamos la técnica de La Sonrisa Interior lo que hacemos es dirigir esa energía hacia diferentes partes del cuerpo, tonificando cada órgano.

En este sentido, la ciencia médica descubrió que los problemas en ciertos órganos están vinculados a emociones específicas. Si aportamos ejemplos, las personas con problemas en el hígado suelen tener propensión a la ira y el mal humor, los problemas en el corazón están relacionados con la violencia y la crueldad, un mal funcionamiento del páncreas ocasiona angustia y tristeza y las dificultades en los riñones generan miedo e incertidumbre.

Entonces, ¿cuál es el poder que tiene la sonrisa? Lo que sucede tiene una explicación científica,  al sonreír, el cerebro capta esa sensación de satisfacción y emite vibraciones positivas al cuerpo. De hecho, se ha observado que cuando sonreímos se liberan neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, que ayudan a relajar el cuerpo e incluso bajar la presión arterial. Además, la serotonina actúa como un antidepresivo. En efecto, muchos de los medicamentos para la depresión que se comercializan en la actualidad actúan sobre los niveles de serotonina a nivel cerebral.

“Si combinamos el hábito de beber buen té, al menos tres veces por día con la práctica de la técnica de La Sonrisa Interior, lograremos que esta sonrisa transmita energía afectuosa,  la que tendrá el poder de animar, calmar, producir bienestar y sanar”.

 

 

Puedes consultarnos a través de nuestras redes sociales.

Ing. Agr. Maricel de Pedrozo

M.P. 82-2-1504

Web: lateteranaranja.com

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar