Nuestros Valores en juego

Este tiempo que nos toca vivir, es un tiempo complicado, es un tiempo nuevo lleno de interrogantes y plagado de desafíos, que nos impone reglas y protocolos que dejan al descubierto nuestros valores.

Beber té nos imprime una fuerza extraordinaria, expande nuestro campo frecuencial, nos permite visualizar un camino distinto al que veníamos transitando, donde hoy los valores, aumentan nuestra frecuencia y esa frecuencia aumenta la buena vibración de nuestro hogar, que se ha convertido en un espacio común, largamente compartido, un escenario de sensaciones y emociones que debemos aprender a manejar.

Qué importante sería que podamos buscar la raíz de esos valores que aprendimos en el seno familiar, muchos de ellos guardados en el baúl de los recuerdos,  pero fundamentales, esenciales,  son aquellos aspectos positivos que nos permiten convivir con otras personas de un modo justo con el fin de alcanzar un beneficio global como familia

Inmersos en esta extraña convivencia que la circunstancia nos impone, con muchas horas en común, podríamos aprovechar para desempolvar la Bondad que puede traducirse en miles de acciones según cada contexto, pero siempre recoge el deseo de hacer el bien, tener buenas intenciones con el resto de las personas, ser amable y ayudar en la medida de nuestras posibilidades. O la Empatía, un valor que está muy relacionado con la Sinceridad. La empatía, que nos ayuda a ponernos en el lugar del otro, también nos ayuda a entenderlos, apoyarlos y ayudarlos cuando lo necesitan.

La Paciencia, que nos enseña a luchar por aquello que deseamos, a tolerar una incomodidad o una preocupación y a comprender que hay días buenos y días malos, pero pocos problemas sin solución. La Gratitud, es tan simple y tan compleja en sí misma como agradecer a las personas que nos ayudan o apoyan. O el Perdón, que nos permite mostrar el camino correcto al que ha obrado mal.

Así como la Responsabilidad, individual y colectiva, esencial en estas horas,  que se eslabona con la    Solidaridad, sentimiento y principio que nos permite ayudar a cualquier ser humano en cualquier momento, y  circunstancia… Y el Amor que es, muy probablemente, uno de los sentimientos más fuertes. El motor que inicia el dar y el recibir, el convivir, el compartir, el respetar o el confiar.

 

Tenemos que encontrarlos porque cuando un valor es intrínseco a nosotros, por ninguna circunstancia desaparece, sólo puede fluctuar. Y el Té con su energía sanadora, nos ayudará a extraer lo mejor de nosotros mismos, nuestra verdadera esencia.

 

 

Si querés información sobre esta terapia, ahora “on line”, solicitala por nuestras redes sociales o al whatsapp  0341-2513 240.-

 

Ing. Maricel de Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar