La esencia del té

0
0
0
s2smodern

El origen del té y de la cultura del té está en China, por lo tanto el té ha acompañado al pueblo chino durante más de 5.000 años. Ofrecer a los invitados una taza de té es una fina tradición china, y su pueblo  ha mantenido durante mucho tiempo  la costumbre de disfrutar de una taza de té, con o después de una comida.

Según la leyenda china, el té fue descubierto en la antigüedad cuando el emperador Shennong, el primer médico de hierbas chinas, deambulaba por el campo en busca de hierbas medicinales. Un día, encontró una especie de planta con hojas verdes y flores blancas. Se comió las hojas y bebió el resultado de una infusión en agua caliente. De repente, notó que algo extraño sucedía en su estómago, las hojas no sólo hacían mover y limpiar el alimento que había comido, sino también dejaban un sabor aromático en su boca y una sensación de frescura.

A partir de entonces, Shennong utilizó esas hojas para neutralizar las toxinas de las plantas que estaba probando. Estaba muy feliz de haber descubierto el efecto desintoxicante de esas hojas. Pensó que el descubrimiento del té, al que llamó “cha”, le fue otorgado por los dioses celestiales como agradecimiento por su amabilidad en la búsqueda de hierbas medicinales, para tratar enfermedades de la gente en su vejez.

Después de su descubrimiento (2700 aC), el té pasó por varias etapas de desarrollo, pero fue en la dinastía Tang (600-900 dC) donde se popularizó su cultura.

En esta época, un hombre llamado Lu Yu, después de muchos años de observación y de investigación, escribió un libro titulado “Cha Jing”. El libro resumía un conjunto de métodos de cultivo y cosecha del té para prepararlo y degustarlo. También describía la profunda connotación cultural del arte del té, dando forma al primer Dao o Tao del té. 

A Lu Yu la gente de las generaciones posteriores lo conoció con el apodo de “El Sabio del Té”.

La cultura del té refleja las características de la cultura tradicional oriental, con la combinación del “té” y del Tao. En la antigua China, el Dao/Tao estaba en todos los oficios y profesiones y las personas también estaban interesadas en obtenerlo, por lo tanto, degustar té también se relacionaba con el Tao.

Lo cierto es que el Tao del té hacía hincapié en “armonía, tranquilidad, conformidad y veracidad” y consideraba “la calma” como el camino que uno debe seguir para llegar a un estado de desapego. La tranquilidad en el Tao chino del té, se refiere a la tranquilidad del reino espiritual, junto a la quietud o a la  serenidad exterior. Siempre que uno mantenga la tranquilidad en el interior, uno aún puede disfrutar de una conversación, risas, música u ópera.

La cultura del té es un tipo de cultura de intermediación en la que el té funciona como un vehículo para transmitir y llevar el espíritu de la cultura tradicional china, produciendo una transformación en el cuerpo y en el espíritu del hombre. 

¡Salud!

 

Ing. Maricel  Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

 

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar