El Té y el Quinto Sabor

0
0
0
s2smodern

Mientras crecemos,  aprendemos entre otras cosas,  a diferenciar fácilmente que los alimentos tienen básicamente 4 sabores: ácido / agrio, salado, amargo y dulce. Pero son pocos los que saben que existe un quinto sabor, llamado umami, que transforma la experiencia de comer o ingerir ciertos alimentos  en una experiencia maravillosa.

“Umami” es un término japonés que literalmente significa “delicioso” o “con sabor profundo”, porque después de tomarlo, permanece en la boca y continúa durante un tiempo”.  Lo que se siente cuando probamos un alimento rico en umami es una sensación de plenitud en la boca.

 Ahora les cuento qué es lo que nos hace sentir el quinto sabor. Fue en el año 1908,  cuando el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años después, se descubrieron otras dos sustancias más que ayudaban a aumentar la sensación de umami.

Se preguntarán, cuáles son los productos en los que podemos encontrar el sabor “umami”, y tenemos que destacar al Té en hebras de Camellia sinensis, con su L-Teanina,  ese aminoácido casi exclusivo del té que le aporta el sabor dulce y el famoso quinto gusto, el “Umami”. Además de su capacidad de relajarnos, nos ayuda a que en nuestro cerebro se generen las famosas ondas alfa que estimulan a la relajación, bienestar y meditación. 

Según exponen numerosos expertos del arte culinario, el umami se puede encontrar también de forma natural en alimentos proteicos, curados, fermentados y en algunas hortalizas. 

Por ejemplo, alimentos donde puedes saborear el umami,  son el Queso Parmesano, las Anchoas, el Jamón Serrano, La carne vieja, que con el paso del tiempo va adquiriendo un sabor más potente y es lo que se aprecia como el umami. En el grupo hortalizas están los espárragos, tanto en su variedad blanca como en la verde se encuentra este sabor,  y el tomate, una de las piezas claves de la dieta mediterránea. Y no podía faltar el Vino, que al estar fermentado también tiene la capacidad de adquirir el umami entre los diferentes sabores que aporta al paladar.

Volviendo al Té, ahora podremos entender el sentido del Yin y el Yang que según el taoísmo se encuentran en todas las cosas. En el té, encontramos la cafeína o teína como estimulante y la L-teanina como relajante, el resultado, es una bebida mágica que es capaz de cautivar a cualquier persona, relajar el cuerpo y la mente a la vez que mantiene los sentidos “en alerta creativo”. 

¡Buena Salud!

 

Ing. Maricel  Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar