Experiencia única de té en Europa

0
0
0
s2smodern

Tenemos que trasladarnos a las islas portuguesas de las Azores, un lugar de ensueño situado a 1.500 kilómetros de la costa de Portugal. Su clima oceánico subtropical, y temperaturas medias cercanas a los 13ºC en invierno y 24ºC en verano, lo convierten en un lugar ideal para el cultivo de té,  que a su vez, presenta unas diferencias importantes respecto a otros lugares habituales de cultivo, como China, India y otras zonas de Asia. 

El cultivo del té fue introducido en las islas en 1820 cuando el cultivo de cítricos declinó. La Sociedad Mercantil de San Miguel fue una gran promotora de este cambio y la producción de té tuvo su cúspide en 1850, cuando se llegaron a producir 250 toneladas y el cultivo se extendió a más de 300 hectáreas. 

Hoy la plantación más antigua de té de Europa está en la isla de San Miguel, en las Azores, y es la única que queda en funcionamiento.  Se trata de una plantación familiar activa desde 1883 (Gorreana).  

El argumento más importante que sostienen los productores de té de las Azores es que su cultivo es totalmente ecológico. Las características climatológicas de este lugar inusual para el crecimiento del té,  logra que no prosperen plagas naturales de la planta que la atacan en otros lugares. Esta fábrica viene produciendo en forma continua, variedades de té verde y negro desde 1883. En ambos casos se trata de tés de gran calidad.

Las diferentes variedades de té negro son el Orange Pekoe, cálido y con matices de miel y tonos cítricos debajo. La variedad Broken Leaf, es un té suave de color cobre claro con aroma afrutado,  comparado con los otros tés negros de la empresa, tiene un contenido menor de cafeína. 

Dentro de la categoría de té verde se producen las variedades de Hysson, Encosta de Bruma y Perla. Son tés suaves y elegantes, de aroma fragante y matices de prados y miel.

Pero ésta fábrica también produce un té Oolong,  el que se obtiene con un proceso ligeramente diferente al Oolong de Asia. Y finalmente están las famosas Mezclas clásicas  como el té verde con jazmín, el té verde con menta o el té negro con bergamota.

Existen más de 3.000 variedades de té en el mundo, que difieren en sabor, aroma y otras características, debido a la composición del terreno de cultivo, la altura y la climatología,  que confieren a cada té un carácter propio. Y el té europeo, por la rareza de su origen, tiene un carácter muy, muy especial. Buena Salud!

 

Ing. Agr. Maricel  Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar