La amistad y el té

0
0
0
s2smodern

Son muchos siglos, en que filósofos, escritores, poetas y todo tipo de personas vinculadas al arte,  vienen expresando los más elevados elogios a la amistad. Hasta hoy seguimos escuchando o leyendo aquello de que la amistad es como un vínculo sagrado.

Las definiciones y conceptos abundan... “Una mano siempre abierta, una mirada de comprensión, un apoyo seguro, una fidelidad que no falla. Es dar más que recibir; es generosidad y autenticidad. Es un tesoro que vale la pena buscar y, una vez encontrado, mantener para toda la vida como anticipo del reencuentro de las almas gemelas y como sombra favorita de lo eterno” (Delia Steinberg Guzmán).

O citamos a Aristóteles que dijo: “Amistad es comportarse con el amigo como consigo mismo" 

Pero hay un concepto filosófico que proviene del Budismo, cuyo significado acerca profundamente a la amistad con el té, donde se expresa que la Amistad es lo más noble y hermoso. Constituye el tesoro más preciado que nos brinda la vida. Uno podrá tener mucha fama o riquezas, pero la vida que se transita sin amistades resulta árida y desconsolada. Acaba siendo una existencia egocéntrica, orientada a desviarnos del camino correcto.

Si comparamos, ”El Té es algo que llega al fondo del alma como una llama directa, con esa delicada aspereza que recuerda el sabor de un buen consejo” (Wang Yu-Chang). Y el Amigo es alguien con quien uno pueda expresarse tal como es, auténtico y sin temores, para gozar de una comunicación profunda, de corazón a corazón, sin tener que enredarse en explicaciones que todo lo complican.

"Las amistades insuperables son las que se asientan en una profunda camaradería, en una convicción compartida, en las mismas nobles metas y en semejantes principios.”

Entonces, "¿Quiénes están en condiciones de ser buenos amigos de los demás? Sólo las personas íntegras, de espíritu autónomo, capaces de emprender la acción por sí mismas y de avanzar sin dudas por el camino que escogieron. Sólo esta clase de personas podrán sentar las bases de una amistad verdadera.  Así como los bosques de bambú que tienen un encanto muy particular en otoño. Cada uno de los tallos se dirige, en línea recta y sin titubear, bien erguido hacia cielo. Pero en la profundidad de la tierra, todas las raíces se entrecruzan y establecen contacto unas con otras. ¡Una bella imagen! Como sugiere el bambú, la amistad auténtica no implica dependencia. Es una relación que marcha con la consigna de preservar la individualidad y la autonomía humana. Es una coalición de almas, firme pero invisible, entre seres humanos en pleno ejercicio de su autonomía. Por lo tanto, la amistad queda enteramente supeditada al modo de comportarse que cada individuo exprese en su vida particular.”

Feliz día de la amistad! Celebrémoslo compartiendo un té! Buena Salud!

 

Ing. Maricel Pedrozo

M.P. 82-2-1504

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar