San Martín

    Día 12 de diciembre

    1774. D. Juan de San Martín, ya capitán de infantería, eleva a la Junta de Temporalidades las cuentas finales de su administración en la comandancia de Las Víboras: habiendo sido reemplazado por Don Pedro Manuel de Quiroga a pedido suyo que fue resuelto favorablemente por la mencionada Junta en su sesión del 29 de agosto de 1774, en la que también se concedió el relevo del capitán Juan Francisco Somalo, reemplazado por Domingo Antonio Díaz, en el cargo civil de intendente de las haciendas de campo que habían sido de los jesuitas en la jurisdicción de Buenos Aires, puesto que ya ejercía en Octubre de 1770 cuando representó a D. Juan de San Martín en el casamiento de éste.

     

    1795. Nace en Wingham, condado de Kent, Inglaterra, el general Guillermo Miller, de tan destacada actuación en las campañas libertadoras de Chile y del Perú.

     

    1820. Luzuriaga escribe desde Babahoyo al general San Martín informándole de la situación militar en la provincia de Guayaquil.

     

    1821. San Martín dispone que el domingo 16 del mismo mes se instale en forma solemne la Orden del Sol, lo que se realizó después de las 10 de la mañana del día fijado en el Palacio de Gobierno: Monteagudo fue Secretario General, y Guido, maestro de ceremonias de la Orden. El marqués de Torre Tagle fue nombrado vicepresidente el jueves 17 de enero de 1822.

     

    1821. El Director O'Higgins dirige a San Martín un oficio muy reservado, en cuyo primer párrafo le dice: “No me sorprende cosa alguna lo que me indican sus apreciables de 29 y 6 de noviembre acerca de lord Cochrane. Usted debe acordarse muy bien que repetidas veces conferenciamos y fundadamente recelábamos se verificasen alguna vez dos desgraciados acontecimientos sucedidos con tanto dolor nuestro y descrédito de la revolución, aunque esta parte no quepa a nosotros. Pero no nos quejemos de falta de previsión y sí de resolución. Todos tenemos la culpa y la lógica en la mayor parte. Lo más temible, por último resultado, está que ese mismo dinero y escuadra nos pongan alguna vez en trabajos; así es que de ningún modo conviene sacado fuera de la ley, porque entonces, asomándose a cualquier provincia independiente, enarbolaría nueva insignia, nos bloquearía los puertos, destruiría el comercio, estableciendo aduanas en las islas y situaciones más análogas y, finalmente, uniendo sus intereses a los comerciantes extranjeros convendrían en ideas; no debiéndose esperar ventaja alguna de las circunstancias aparentes en la disposición de sir Tornas Hardy, que hoy corre muy bien con él, constándome hasta la evidencia trabaja por ganado enteramente para afianzar la utilidad del comercio británico y damos la ley en punto a derechos y tal vez a política. De suerte que nuestra declaración fuera de ley además de no tener efecto alguno, aparecería desairada, por no tener fuerza para llevar a efecto nuestra resolución y en tal caso conviene más probar otros medios que alcancen a tan grave mal. El protesta volver a Valparaíso después de haber carenado la O'HIGGINS en Guayaquil y destruido, si aún existen, la PRUEBA y la VENGANZA; estas promesas lisonjeras nos obligan a variar nuestra política y esperar sucesos menos desagradables que los de Ancón. Por otra parte, en Chile generalmente 'se ha aprobado el uso de los caudales en cuestión para víveres y sueldos de los marineros, y las opiniones sobre esta materia se han avanzado más allá de los límites de la moderación, y hay lances, en que es forzoso que el disimulo obre en el nivel de la ley y las circunstancias. Yo repito que no creo oportuna la declaración expresada, y antes por el contrario, opino se le llame a su deber, tocando cuantos medios me pueda sugerir la política. Al efecto, en la goleta ARANZAZU se le han remitido víveres y marineros para que pueda navegar la escuadra en regreso a este Estado; su bajada a Guayaquil remueve los temores de usted acerca del embarazo que le oponía para la expedición a Pisco”.

     

    Del libro Efemérides Sanmartinianas de Jacinto R. Yaben, Instituto Nacional Sanmartiniano, tercera edición, 1978

    Asociación Cultural Sanmartiniana de San Lorenzo

     

    Redes y newsletter

    © 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus