San Martín

Día 8 de octubre

0
0
0
s2smodern

1812. La Logia Lautaro coopera eficazmente en el movimiento revolucionario que estalla en Buenos Aires en esta fecha, influyendo poderosamente en el triunfo. San Martín y Alvear, ambos pertenecientes a la Logia Lautaro, contribuyeron a este resultado. Según un informe del general Zapiola con respecto a la formación de la Logia Lautaro, dice que ésta se llamaba en Cádiz, Sociedad de Lautaro y en Buenos Aires, Logia de Lautaro; creía que el fundador de ella había sido Bolívar, o que había tenido parte en su fundación; que cinco eran los grados que la constituían: primero, la independencia; segundo, la república, no recordando los demás en dicho informe, que lo redactó en base a un cuestionario formulado por el general Mitre.

Paz Soldán -en página 226 y 227 del Tomo I de su HISTORIA DEL PERÚ INDEPENDIENTE- reproduce la siguiente información de Mitre sobre la Logia Lautaro: 

“Las sociedades secretas compuestas de americanos que antes de estallar la revolución se habían generalizado en Europa, revestían todas las formas de las Logias masónicas; pero sólo tenían de tales los signos, las fórmulas, los grados y los juramentos. Su objeto era más elevado, y por su organización se asemejaban mucho a las ventas carbonarias. Compuestas en su mayor parte de jóvenes americanos fanatizados por las teorías de la revolución francesa, no iniciaban en sus misterios, sino a aquellos que profesaban el dogma republicano y se hallaban dispuestos a trabajar por la independencia de la América. Estas sociedades, que establecieron sus centros de dirección en Inglaterra y España, parece indudable que tuvieron su origen en una asociación que con aquellos propósitos y con el objeto inmediato de revolucionar a Caracas, fundó en Londres a fines del siglo pasado el General Miranda, quien buscó sucesivamente el apoyo de los Estados Unidos y de la Inglaterra en favor de su empresa. Sea que realmente la asociación de Miranda fuese la base de la que posteriormente se ramificó por toda la América del Sur, sea que a imitación de ella se 'organizase otra análoga, o que la idea brotase espontáneamente en algunas cabezas, el hecho es que en los primeros años del siglo XIX, una vasta sociedad secreta, compuesta casi exclusivamente de americanos, se había generalizado en España con la denominación de Sociedad de Lautaro o caballeros racionales, contando entre sus miembros algunos títulos de la alta nobleza española. En Londres estaba lo que podía llamarse el grande oriente político de la asociación, y de allí partían todas las comunicaciones para la América. En Cádiz existía el núcleo de la parte correspondiente a la Península, y en ella se afiliaban todos los americanos que entraban o salían de aquel puerto. El primer grado de iniciación de los neófitos era el juramento de trabajar por la independencia americana; el segundo la profesión de fe del dogma republicano. La forma del juramento del segundo grado era la siguiente: Nunca reconocerás por gobierno legítimo de tu patria sino aquél que sea elegido por la libre y espontánea voluntad de los pueblos; y siendo el sistema republicano el más adaptable al gobierno de las Américas, propenderás por cuanto medio estén a tus alcances a que los pueblos se decidan por él». En esta asociación secreta ramificada en el ejército y la marina, y que en Cádiz solamente contaba cuarenta iniciados en sus dos grados, se afilió San Martín casi al mismo tiempo que Bolívar; ligándose así por un mismo juramento prestado en el Viejo Mundo los dos futuros libertadores del Nuevo Mundo, que partiendo con el mismo propósito, elevándose por iguales medios y a la misma altura, debían encontrarse más tarde frente a frente en la mitad de su carrera”.

“El Teniente de marina D. Matías Zapiola, que se distinguió después en las guerras de la revolución, y el Capitán de carabineros D. Carlos de Alvear, llamado a brillante destino, se afiliaron con San Martín en la asociación de caballeros racionales. Estos tres oficiales, llegados a Buenos Ayres en Marzo de 1812, fueron los fundadores de la masonería política en el Río de la Plata. El primer trabajo de San Martín y Alvear al llegar a su patria fue el establecimiento de la famosa logia conocida en la historia con el título de Lautaro, la que debía ejercer una misteriosa influencia en los destinos de la revolución. Aspirando a gobernarla, sometieron a sus directores a la disciplina de las sociedades secretas, preparando misteriosamente entre pocos lo que debía aparecer en público como el resultado de la voluntad de todos”. 

En las páginas 228 a 232 del mencionado tomo de la obra de Paz Soldán se encuentra e] reglamento de la Logia Lautaro, en el que está explicado el objeto y el sistema de la misma. 

 

1821. El general San Martín dicta el estatuto Provisional del Perú, compuesto de 10 secciones y de varios artículos adicionales.

En esta misma fecha instituyó la Orden del Sol. Por decreto del 13 de octubre modificó algunas disposiciones relativas a la fundación de la Orden, consignadas en sus artículos del día 8.

 

 

Del libro Efemérides Sanmartinianas de Jacinto R. Yaben, Instituto Nacional Sanmartiniano, tercera edición, 1978

Asociación Cultural Sanmartiniana de San Lorenzo

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar