Santiago García

“Los que debían ordenar la transición eran los dos gobernadores: ahí faltó más grandeza”

El pasado lunes 23 por la mañana, en la Casa del Senado en San Lorenzo, el Senador Armando Traferri convocó a los medios de prensa del departamento con el objetivo de hacer un repaso de su gestión legislativa del 2019. 

De cara al 2020, un Traferri distendido y seguro del camino recorrido y con su estilo habitual, a agenda abierta, desgranó una a una todas las preguntas definiendo una vez, más su posición política sobre temas candentes como la defensa del presupuesto para las obras en el departamento, el rol de los intendentes y los jefes comunales para direccionar el gasto público, la transición Lifschitz-Perotti y la intervención de la Unidad Regional XVII entre otros.

En relación a las diferencias con Perotti por la aprobación del presupuesto en el Senado, Traferri sintetizó: “No somos todos iguales los legisladores, por más que el gobernador me diga que no lo vote, si el presupuesto le da beneficio a mi departamento yo lo voy a votar. En todo caso lo debemos discutir”.

“Yo fui senador del 2003 al 2007 y no recibíamos fondos, aparecíamos siempre en el último lugar del reparto. Somos el departamento que más aportamos y el que menos recibíamos. Esto lo logramos cambiar en los últimos ocho años. Pero a fuerza de plantarnos, no se trata de ser oposición o ser oficialista, es defender los intereses del departamento que te eligió justamente para eso. Para que defiendas los intereses del departamento, defiendas los intereses de la ciudad más allá de quién es el intendente”.

En el presupuesto aprobado para el 2020, están previstas obras como el acueducto Gran Rosario, la terminación de la avenida interurbana, la reconstrucción del paseo del Campo de la Gloria, el acceso a autopista de Fray Luis Beltrán, obras en el Hospital Granaderos a Caballo y la construcción de dos escuelas secundarias, una en Roldán y otra en Ricardone. Ante la pregunta si el financiamiento de estas obras está garantizado,  el senador respondió que son ley.   

“Son los intendentes y los jefes comunales los que están más cerca de la gente y los que conocen las necesidades: cuanto más descentralicemos, cuanto más cerca de la gente esté la toma de decisiones más posibilidad de controlarlo hay. Por eso apoyé el Plan Abre, que fue un acierto del gobierno de Miguel LIfschtiz, porque propone intervenciones integrales para los barrios más postergados de las ciudades. Y confío en Omar como gobernador, porque se formó como intendente y no va a dejar nunca de pensar como intendente. Sabemos que la situación económica es muy compleja y es lo que lo hace ser muy cauto, para direccionar los recursos y que se pueda dar respuesta a los problemas más urgentes en materia de salud, educación, seguridad”, manifestó el senador departamental.

Consultado por SÍNTESIS si el Nuevo Espacio Santafesino está bien representado o tiene espacios de poder en el ejecutivo provincial, Traferri opinó que el gobierno de Perotti está empezando a ver el punto de partida y recién está cubierto el 50% del gobierno: “La política es negociación permanente. Uno no puede ser imprudente de ponerle condicionamientos a un gobierno que recién empieza. A medida que van funcionando siempre va habiendo recambios. Conocemos a todos los ministros y tenemos relación directa por nuestra trayectoria. Lo mejor es dejarle la libertad para que armen y ordenen. Nos sentimos representados porque son peronistas”.

“Creo que no se entendieron y creo que no tuvieron nunca la información que el gobernador entrante le pedía al gobernador saliente. En eso los hago responsables a los dos. Lo mío era una función política, si no se ponen de acuerdo los dos gobernadores, ¿qué podemos hacer nosotros? No movemos el amperímetro. Si nos reuníamos con los ministros y Miguel Lifschitz no daba la orden, no te daban información. Los que debían ordenar la transición eran los dos gobernadores. Ahí falto más grandeza”.

 

En relación a su distanciamiento en el proceso de transición, y frente a la pregunta si se había magnificado un poco la discusión con Perotti agregó: “Creo que no se entendieron y creo que no tuvieron nunca la información que el gobernador entrante le pedía al gobernador saliente. En eso los hago responsables a los dos. Lo mío era una función política, si no se ponen de acuerdo los dos gobernadores, ¿qué podemos hacer nosotros? No movemos el amperímetro. Si nos reuníamos con los ministros y Miguel Lifschitz no daba la orden, no te daban información. Los que debían ordenar la transición eran los dos gobernadores. Ahí falto más grandeza”.

 

Intervención

En referencia a la intervención de la Regional, Traferri  dijo que eran vox populi las irregularidades en la región, casinos clandestinos, garitos, narcotráfico y cuando se hila finito siempre había una conexión con la fuerza policial. “Si no lo hace el estado desde arriba no lo puede hacer un intendente, no lo puede hacer un legislador porque está indefenso. No tiene las herramientas para atacar semejante estructura que se ha formado a través del delito y de la narcocriminalidad. Es un tema complejo. Mientras no cambiemos de collar y sigamos con el mismo perro…”, deslizó. 

“No es sencillo, en la fuerza policial los últimos años ingresó gente que buscaba una salida laboral, por eso ahora los vemos patrullando las calles y mirando el celular. Es una actividad que si no tenés compromiso y vocación de ser de la fuerza no podés tener buenos resultados. No es fácil, son 22.000 agentes, con mala formación, no se trata de calidad sino de calidad”, enfatizó.

 

 

 

 

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar