César Ríos

Violencia que crece y amenaza

0
0
0
s2smodern

La violencia en las noches de los fines de semana en el cordón industrial ya son una constante. Las ciudades de San Lorenzo y de Capitán Bermúdez son las que lideran los registros de casos violentos, en que muertes o lesiones graves se erigen como el factor más sobresaliente del consumo de alcohol y drogas. 

Muchos ingresan a los locales bailables luego de haber consumido alcohol y continúan en el interior de los mismos bebiendo de la misma manera. En locales en que están abarrotados de gente, cualquier roce puede desatar la violencia, como ocurrió hace días atrás en el boliche Fendi. Y más grave aún es la presencia de menores, cuando se sabe que está prohibido, por eso también existe una gran responsabilidad de parte de los padres, que permiten cada paso que dan los menores en su incursión de la noche: alcohol, drogas y asistencia a boliches prohibido para su edad.

Luego de que ocurren los hechos de violencia, algunos padres tienen la caradurez de culpar a los “otros” acerca de las consecuencias de la violencia. Cuando no es el Estado, son los medios de comunicación los culpables de hablar de menores (aunque no se dan nombres), pretendiendo salvaguardar su integridad, cuando en realidad son ellos mismos, las madres y los padres, los que no saben o no quieren responsabilizarse de las acciones de sus hijos. Es más, ellos mismos, con su irresponsabilidad de padres, son los que generan que sus hijos menores se expongan ante la mirada pública, una vez que se ven envueltos en los hechos de violencia que se producen en la noche.

Fuera de estas consideraciones, son los Estados Municipales los que deben poner límites a lo que ocurre en la noche, especialmente en las mismas puertas de los boliches, donde se producen altercados y hasta tiroteos.  

Una sociedad que no puede controlar a unos pocos que generan violencia, ruidos molestos, vandalismo, y a escasos comerciantes que violan las ordenanzas, todos ellos enfrentando a las autoridades hasta el punto de no poder actuar a favor de los intereses de la mayoría, irremediablemente está condenada al fracaso. Y de esta manera los problemas continuarán y se acrecentarán hasta el punto de lo insoportable.

 

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar