César Ríos

Accidentes en la oscuridad

0
0
0
s2smodern

Siguen las muertes por accidentes laborales en las empresas de la región. Aunque los trabajadores accidentados casi siempre pertenecen a empresas contratistas, los accidentes se producen en las grandes empresas agroexportadoras, que de alguna manera intentan esquivar responsabilidades aduciendo que no son empleados suyos y destacando que trabajan para otras empresas, pero lo cierto es que los accidentes se producen en sus respectivas plantas. 

Este tema nos lleva a un problema recurrente que es el de la seguridad y las precarias condiciones laborales en que muchas veces los trabajadores realizan sus tareas. Por eso llamar “accidente” es una forma de designar el hecho en primera instancia, esperando que luego la Justicia devele cuáles fueron las circunstancias y responsabilidades de la tragedia, cuestión que nunca acontece, porque muy pocas veces se llegan a saber las causas reales por las que llevaron a un trabajador a perder la vida.

Hoy en día las áreas de seguridad en el trabajo tiene muchos elementos para prevenir accidentes, pero evidentemente algo está fallando que se producen tantas muertes en tareas que no parecen riesgosas, pero que se convierten en mortales por la desidia, la falta de cumplimiento de las normas de seguridad, las condiciones precarias de trabajo, la falta de mantenimiento y de observación de sectores que de un momento a otro se derrumban, o de silos que juntan gases y explotan, en la mugre que se observa en determinados lugares, en fin, existen muchas situaciones que sumadas a la contaminación generan un ambiente propicio para los “accidentes”.

A veces nos encontramos frente a noticias de accidentes que sorprenden por la liviandad con las cuales se aborda: cedió un piso y el trabajador cayó, una chispa generó la explosión y posterior incendio y cosas por el estilo, que denotan oscuras razones detrás de heridas y muertes.

En estas circunstancias el silencio de las empresas parece extenderse a la Justicia, quien es la que debería tener la última palabra en lo que respecta a esclarecimiento y responsabilidades.

Las víctimas y sus familiares generalmente terminan en un vía crucis de pedidos y reclamos que se extienden por años, mientras se agranda un hueco oscuro de dolor e injusticia.

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar