César Ríos

Navidades

0
0
0
s2smodern

Fue el Papa Julio I que en el siglo IV ordenó una completa investigación sobre el nacimiento de Jesucristo y en base a ella se determinó el nacimiento un 25 de diciembre. Antes de esta decisión existía un complejo debate acerca del nacimiento de Jesús, incluso durante mucho tiempo casi nadie tenía idea exacta de este acontecimiento. 

La fecha elegida por el Papa coincidió con numerosas celebraciones paganas en las que la bebida y la comida en exceso eran las características, verdaderas bacanales que hundían sus raíces en un pasado lejano. Pero el espíritu cristiano se impuso a lo largo de los años y hoy la Navidad se celebra en todo el mundo con esa mezcla de religiosidad y festejos que la caracteriza.

La Navidad ha sido un bálsamo para épocas difíciles, un espacio de paz y alegría y seguramente lo seguirá siendo, porque la humanidad se predispone con bondad a festejar una religiosidad ajena a su vida cotidiana.

Y son los niños los que viven la Navidad con una magia especial. Sus recuerdos quedarán para siempre, envueltos en la nostalgia de la infancia, donde las reuniones familiares cobran una dimensión diferente, en la cual ellos también son el centro de la atención de los adultos. Verán y hasta conocerán parientes de otros lugares. O simplemente estarán con los seres queridos de siempre y disfrutarán, aunque sea un momento, de un espacio singular.

Pero no todo es homogéneo, no todos están presentes, por distintas razones de la vida. Y es ahí donde la Navidad cobra su sentido más oculto, incluso ante los ojos de quienes muchas veces solo ven la superficie.

Por eso es importante que en la Navidad se logre tener un momento para calmar la mente y las emociones y pensar en la vida misma, en su sentido, en el valor que debemos otorgarle, que el ser humano recupere la dignidad que parece haber perdido en estas épocas de veleidades hedonistas. 

Más allá de lo formal del deseo de una feliz Navidad, podemos encontrar ese estado de paz que siempre buscamos y que es tan difícil de hallar a lo largo de nuestras vidas.

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar