César Ríos

Hay que exigirles a los dirigentes

0
0
0
s2smodern

Se acerca el proceso para las elecciones del año que viene y los aspirantes a postularse para los diferentes cargos gubernamentales comienzan a moverse para ver si pueden cristalizar sus candidaturas. Y los ciudadanos esperan escuchar siempre las mismas promesas de campaña, con un evidente hastío porque la situación económica y social empeora cada vez más. Mientras tanto nos asfixian con los impuestos, por lo menos a aquellos que intentamos estar al día, no contraer deudas con un Estado usurero, porque es eso en lo que se ha convertido: un ente que quiere recaudar a toda costa, impidiendo ya no el crecimiento sino el sostenimiento de las pequeñas empresas y comercios. Y sin dar nada a cambio, pues desde hace décadas las estructuras de salud y de educación se han deteriorado de tal forma que hoy en día no contamos con un sistema de salud y educativo eficiente. Apenas sobreviven para atender las mínimas necesidades. 

La gran cantidad de impuestos que existen y la presión que ejerce el gobierno, sin tener en cuenta la realidad, es un despropósito de graves consecuencias. Y ese dinero que se recauda no se invierte en salud, educación, caminos, en nada que tenga que ver con un mejor estándar de vida de los ciudadanos. Lo poco que se realiza está vinculado a las grandes empresas: caminos para que circulen los camiones (luego de destruir la ruta de todos), exenciones a grandes empresas, vías férreas para trenes de carga con cereales y minerales, hidrovía para las barcazas. Nunca autopistas que además de calidad de vida evitan accidentes, tampoco apoyo a las pymes, ni vías y trenes de pasajeros o puentes sobre vías navegables para acortar distancias. 

Contrario a todo eso, debemos soportar todas las incomodidades que vemos que van en aumento y no podemos gozar de un sistema de salud moderno, eficiente y amplio en sus estructuras edilicias. Lo  mismo ocurre con la educación, ya que cada año hay problemas por conseguir bancos para los alumnos, los padres deben mendigar por las escuelas un lugar para la educación.

El sistema de salud para los afiliados a Pami es un desastre, en nuestra región es una vergüenza ver la manera en que son tratados y derivados como ganado a la ciudad de Rosario.

Realmente, está muy lejos todo aquello que tenga que ver con disfrutar de los beneficios que debería brindar un Estado organizado.

Realmente es perverso exprimir con los impuestos y no dar nada a cambio. Por eso, todavía hay tiempo de exigir a nuestros futuros representantes un compromiso concreto sobre temas que son necesarios y básicos como para considerarnos un país con futuro.

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar