César Ríos

Violencias

0
0
0
s2smodern

Se podría decir que la violencia es inherente al ser humano, aunque ya Aristóteles señaló una violencia como movimiento natural de las cosas, es decir de la naturaleza, pero tendiendo a un orden. En cambio, la otra violencia, es la que aleja del orden natural. Pero no es la violencia desde el punto de vista filosófico la que nos interesa en este pequeño espacio de opinión, sino aquella que está vinculada al ser humano en sus manifestaciones políticas. 

Este fin de año, la violencia ha campeado en las manifestaciones políticas y ha conmocionado a todo el establishment, como si hubiera aparecido un brote de violencia inusitado, extrapolado de no se sabe qué lugar, cuando en realidad podríamos hablar de las consecuencias de un largo accionar de la clase política, que ha hecho de la violencia, la más sutil de las expresiones contemporáneas, en un modo de uso cotidiano. Porque la pobreza, las desigualdades, la falta de oportunidades, la desesperanza, la incertidumbre, son temas que deberían estar en la agenda de los dirigentes. Pero lo único que parece estar en el orden del día es de qué manera enriquecerse, cómo vengarse del otro y buscar salidas rápidas y a corto plazo.

Antes, la violencia estaba reservada a los foquismos de extremas ideologías y a los Estados totalitarios, pero esa violencia ha ido mutando con las nuevas tecnologías y los nuevos modos que expresan las economías. Por eso, quizás, no sea tan claro poder discernir los hechos violentos de hoy, porque todavía tenemos internalizados los del pasado. 

La revolución industrial, en su momento, significó ese avance en lo económico que señaló un futuro de progreso, pero a la vez generó problemas sociales que luego desencadenarían en conflictos y otras revoluciones, las políticas, que abrevaban en profundas filosofías que interpelaban el orden establecido y proponían cambios radicales. 

Hoy día, recién estamos comenzando a transitar la revolución tecnológica, que seguramente traerá una reacción social y, tal vez también nuevas propuestas desde la filosofía, que ayuden a comprender lo que está ocurriendo y hacia dónde vamos como sociedad. Y eso siempre estará acompañado de violencia, porque los cambios, las crisis, siempre generan ese movimiento que nos aleja del orden de las cosas, al cual los seres humanos se resisten e insisten en que con la violencia pueden llegar a solucionar sus problemas, cuando en realidad terminan agudizando aquello por lo cual se violentan.

 

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar