Actualidad

Actualidad

Cien mil almas con la tarea de salir a convencer sin generar más divisiones

0
0
0
s2smodern

Una mirada sobre el acto de cierre de campaña de la fórmula del Frente de Todos, Fernández Fernández.

Llegar al Monumento a la Bandera no fue tarea fácil. No por la seguridad, o las vallas, como otros actos el gobierno de Macri acostumbran, sino por el calor popular y la alegría que había que esquivarla sin dejar de sonreírle, porque todes estaban celebrando algo o deseando volver a tener motivos para celebrar.

Vendedores ambulantes de cosas inimaginadas: banderas, remeras, pañuelos, llaveros, postales, todo con la imagen de Cristina, algunos también con la de Alberto, pero todavía lo que “más sale” es la foto de ella, la ex presidenta que ahora se postula a vice. Su sobre presencia en merchandising tuvo su correspondencia con su presencia en el escenario, donde fue ovacionada en su breve discurso, pero en todo momento ella intentó no tomar protagonismo, aunque su imagen no lo logre, y dejó el lugar de relevancia a Alberto, el otro Fernández, pero el que va como candidato a presidente.

Él habló último, con gran euforia y palabras tan claras que llenaron de alegría a quienes aún no conocían tanto la oratoria del candidato, por lo concisa, por lo esperanzadora como la promesa de "cambiar la Argentina en el primer semestre" de su posible presidencia y el compromiso de hacer un "país más federal".

Miles de personas rodeando el mástil de la enorme bandera argentina, abuelos con sus nietos, madres con sus hijos, padres con sus hijas, y al viceversa, amigos con amigas, parejas de todo tipo de uniones y siempre, el amor sobre todo.

Algunos llegaron a la madrugada, para tener un lugar cerca del escenario, otros un par de horas antes del comienzo, pero eso no bastó para que la llegada a encontrar una ubicación sea rápida, porque desde el mediodía ya era difícil acceder al lugar. A las cuatro de la tarde la multitud ya rondaba las decenas de miles. Los que saben sacar números aseguran que fueron cerca de 100 mil para el arranque del acto a las 19  horas. El número no se sabrá exacto, pero sí la alegría, la esperanza y el amor que líderes políticos desataron en el pueblo.

Cerca estaba justamente, el pueblo que llegó de a pie. Bastante más alejado, a un costado, un gran palco con dirigentes de toda la región, y también de todo el país, pero el lugar de privilegio se le dio a la gente común.

Los cánticos, los vendedores con la reactivación de un mercado inusitada que solía desatar el mismo día por San Cayetano, pero que este 7 de agosto encontró a la multitud ante otros líderes, los que también son la esperanza de volver a dar trabajo, pero unas esperanzas basadas en hechos que demostraron años atrás, que sí se pudo abrir fábricas, pymes y hacer funcionar la economía. Y el “sí se puede” no fue promesa, fue hechos concretos.

Con la presencia en el escenario de gobernadores actuales electos de 19 provincias, con las miradas puestas en el santafesino Omar Perotti y en el candidato de Buenos Aires Axel Kicillov, cuando aparecieron entre ellos Alberto y Cristina, el monumento estalló junto al tema musical tan apropiado, por ser de un rosarino y por la letra que envuelve. La gente cantaba “Todos yiran y yiran, todos bajo el sol, se proyecta la vida, Mariposa Technicolor” y Cristina bailaba haciendo delirar a los presentes como una estrella de rock. Fue la primera en hablar y no permitió que en los cánticos se insulte a Macri, con un tono de total conciliación llamó a que cada uno y cada una hable con sus amigos, con sus familiares, en otras palabras “milite” a su modo, para poder volver a tener un gobierno que los contenga a todos.

Y al terminar el acto, nadie se quería ir. Abrazos multitudinarios y cánticos que seguían. La desconcentración llevó a la multitud por las calles que van hacía el centro de la ciudad, haciendo peatonales las calles aledañas al Monumento a la Bandera y en las que seguía retumbando el “vamos a volver” como en una procesión.

Y allí estaba el pueblo que no necesitó pulceritas para llegar al cierre de campaña de los candidatos en quienes ven la esperanza de volver a tener trabajo, de volver a salir de vacaciones, de volver a poder pagar el alquiler sin estar preocupados, de volver a ir a la facultad, de volver a ver los partidos de fútbol por televisión, de volver a poder pagar los medicamentos, de volver a tener esperanzas en el futuro de un país que los contenga a TODOS, a TODAS, a TODES.

 

Seguinos en las redes

Redes y newsletter

© 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus

Buscar