Actualidad

    San Martín

    Día 14 de noviembre

    1820. El coronel Tomás Guido y el general Toribio de Luzuriaga, en compañía de los comisionados guayaquileños teniente coronel Miguel Letamendi y capitán José Villamil, abandonaron el puerto de Huacho para trasladarse a Guayaquil, enviados por San Martín, con misiones diplomática y militar ante la Junta de Gobierno de aquella ciudad, respectivamente. Los comisionados se embarcaron en el puerto de Ancón, a bordo del ALCESTE y días más tarde llegaron a Guayaquil, donde fueron recibidos con vivas demostraciones de alegría.

     

    1821. Informan en esta fecha sobre lo sucedido en la reunión convocada por San Martín en el Palacio Protectoral: el coronel Santiago Aldunate, el coronel Francisco Antonio Pinto, el general Rudecindo Alvarado, el general Enrique Martínez. Con fecha 15 de noviembre, el coronel Eugenio Necochea, el coronel Mariano Necochea, el coronel Cirilo Correa, el teniente coronel Román Antonio Deheza, el teniente coronel Santiago Sánchez, el coronel Guillermo Miller, el coronel Agustín Gamarra. Con fecha 17 el teniente coronel Ramón Estomba.

     

    1822. Desde Santiago de Chile, después de entrevistarse con Gutiérrez de la Fuente de regreso de su comisión en las Provincias Unidas, San Martín escribe a Pérez de Urdinenea, gobernador de San Juan, enalteciendo el interés que había puesto para secundar sus propósitos en las operaciones a realizar en la zona de Puertos Intermedios: le agrega un poder por un empréstito de $ 50.000 celebrado ad referendum entre Gutiérrez de la Fuente y don Francisco León de la Barra por el plazo de 18 meses al 1 1/2 % de interés. 

    El propósito de San Martín era simplemente que una fuerza de 1.000 hombres facilitada por el Gobierno de Buenos Aires, atacase por el Norte argentino las tropas de La Serna y Canterac, mientras que otras fuerzas libertadoras del Perú se posesionarían de Arequipa, de donde marcharían aceleradamente sobre Cuzco, con el fin de destruir las realistas mandadas por aquellos Generales.

     

    1822. San Martín le escribe al coronel José María Pérez de Urdinenea, diciéndole: “Impuesto con individualidad por el teniente coronel D. Antonio Gutiérrez de la Fuente sobre su comisión, y muy particularmente sobre el extraordinario empeño que usted se toma en la empresa de la próxima campaña para la destrucción de los enemigos comunes, no he podido menos que ratificar lleno de júbilo el acertado concepto -que tenía ya formado de su honradez, opinión, pericia, desempeño y demás apreciables cualidades que le caracterizan. En este punto me lleno de confianza asegurándome mejores mis ideas. Yo creo firmemente que al cabo de alguna actividad para estar en movimiento con los quinientos hombres que debe tener a sus órdenes a fines de diciembre precisamente nos llenaremos de nuevas glorias, confundiremos la tiranía, haremos ver al mundo entero nuestros esfuerzos y tendremos el gusto de darnos un fuerte abrazo al fin de nuestra obra”. 

    “Para este caso incluyo a usted dos poderes: uno por mí, garantizándole todas las urgencias y enseres que necesitase para formar el plan de sus operaciones y otro del plenipotenciario del Perú a nombre de aquel gobierno como se impondrá de ellos a su visita”. 

    San Martín termina su carta pidiéndole a Urdinenea que se ponga en comunicación con Bustos; que se asocie con él en todo lo posible y diciéndole: “el ciclo nos proteja con su mano poderosa y nos colme de gloria”.

     

    1848. San Martín escribe desde Boulogne-sur-Mer, una carta al mariscal Castilla: “La situación, en lo general, de este Viejo Continente, sigue en el mismo estado de agitación que anuncié a Ud. en mi anterior: sin embargo, la última revolución acaecida en Viena, y la represión sangrienta sobre esta capital por las tropas imperiales, puede causar alguna mutación en la política de los gobiernos monárquicos de Europa, aunque en mi opinión, no creo que ésta se extienda a retirar las concesiones constitucionales que los pueblos han obtenido en este año”.

    “De todos modos, resta la gran cuestión vigente, y que los hombres de desorden entretienen en las masas, tanto por los clubes como por millares de panfletos. Por lo respectivo a Francia, una gran crisis se prepara en la elección del Presidente, que debe realizarse el del mes entrante. Los diferentes partidos que trabajan por el poder se van a encontrar en presencia, y del choque pueden resultar complicaciones muy serias, con tanto más motivo, cuanto el carácter nacional no está acostumbrado, como los Americanos del Norte, a la observancia de la Constitución”.

    Termina su carta San Martín expresando a Castilla por la rápida represión del movimiento subversivo encabezado por el general Iguain, sus cálidas felicitaciones.

     

     

    Del libro Efemérides Sanmartinianas de Jacinto R. Yaben, Instituto Nacional Sanmartiniano, tercera edición, 1978

     

    Asociación Cultural Sanmartiniana de San Lorenzo

     

    Seguinos en las redes

    Redes y newsletter

    © 2018 Diario Síntesis. Todos los derechos reservados.Desarrollo: Pencillus